semillas de papaya para el higado graso

Remedios caseros para el hígado graso

Incluir remedios caseros para el hígado graso es una decisión que muchas personas han tomado y han logrado excelentes resultados.

¿Por qué?

La razón es que cuando ya tienes el hígado afectado y le incluyes otros químicos o medicamentos fuertes, es una carga adicional que le estas poniendo a tu hígado.

Por eso los remedios caseros para el hígado son una opción natural, fácil y no producen complicaciones adicionales a la salud.

Hoy nos vamos a concentrar en mostrarte unos remedios naturales muy efectivos para combatir el hígado graso o esteatosis hepática.

También te enseñaremos a preparar jugos para limpiar el hígado graso, recetas fáciles, deliciosas y muy efectivas.

Te recomendamos leer: Hígado graso: Síntomas, Tipos, Causas y Tratamiento

Remedios naturales para el hígado graso

Cuando se trata el hígado graso, el proceso de sanación es lento, buena alimentación, ejercicio, no consumir alcohol, controlar los valores en sangre. Además de remedios caseros.

En esta oportunidad queremos recomendarle dos de los mejores remedios caseros para combatir al hígado con grasa.

1. Agua de Cúrcuma

agua de curcuma para ell higado graso

La cúrcuma mejora la capacidad del cuerpo para digerir las grasas para que no se acumulen en el hígado. También ayuda en el proceso de desintoxicación del hígado.

Ingredientes

  • ¼ cucharadita de cúrcuma
  • 8 onzas de agua

Preparación:

  • Mezcle ¼ cucharadita de polvo de cúrcuma en el agua y ponla a hervir.
  • Bébelo dos veces al día durante un par de semanas.

La cúrcuma puede ser difícil de absorber en el cuerpo. Se disuelve mejor en un medio que contiene grasa como la leche.

Puede mezclar ½ cucharadita de polvo de cúrcuma en un vaso de leche tibia y tomarla una vez al día.

Nota: Suspende este remedio si hay problemas como heces sueltas, dolor de estómago o exceso de gases.

Para conocer más en: Cúrcuma: usos, beneficios, efectos secundarios, dosis y contraindicaciones

2. Papaya

Papaya para el hígado graso

La papaya ayuda a quemar rápidamente las grasas dietéticas, una de las principales causas de la enfermedad del hígado graso.

  • Muela de 5 a 6 semillas secas de papaya y mezcle el polvo con 1 cucharada de jugo de limón fresco.
  • Tome esto 2 veces al día durante 1 mes.
  • Adicional a esto coma unas rebanadas de papaya madura una vez al día.

3. Alcachofas

alcachofas para el higado graso

La alcachofa tiene pocas calorías y tiene capacidad diurética. Sirve entre otros beneficios para eliminar líquidos retenidos

Ingredientes:

  • 5 alcachofas
  • 1 diente de ajo.
  • Medio limón.
  • Media cucharada de pan rallado.
  • Agua
  • Aceite de oliva.
  • Perejil fresco

Preparación:

  • Colocar en un cuenco el agua y el limón.
  • Pelar las alcachofas, cortar puntas y tallos. Dividir en dos partes el corazón de la alcachofa e irlas introduciendo en el cuenco con agua de limón.
  • Luego pelar el ajo en pequeños trozos y saltearlo con el aceite de oliva.
  • Añada las alcachofas y coloque otros chorro de limón.
  • Espolvorear con el pan rallado. Añadir un poco de agua sin que lleguen a cubrir las alcachofas.
  • Luego se dejan cocer por unos quince minutos hasta que las alcachofas estén blandas y tiernas.

Se pueden consumir bien calientes, también con frutos secos como almendras.

Además se pueden comer crudas, previamente lavadas.

Jugos para limpiar el hígado graso

1. Jugo de limón

Jugo de limón para el hígado graso

Los limones contienen altas cantidades de vitamina C, un antioxidante que ayuda al hígado a producir enzimas, incluida una llamada glutatión. El glutatión, entre otras tareas, neutraliza las toxinas y, por lo tanto, los limones ayudan a la desintoxicación en el hígado.

Los limones son ricos en flavonoides. Algunos de los principales flavonoides en los limones son eriocitrina, narirutina, naringenina, etc.

Muchos de estos flavonoides cítricos son responsables de los efectos beneficiosos para la salud de los limones. Los flavonoides en el aceite de limón estimulan la secreción de jugos digestivos como la bilis y, por lo tanto, ayudan a la digestión.

Se demostró que la eriocitrina, el principal flavonoide del limón, tiene un efecto reductor de los lípidos sobre el colesterol total, los triglicéridos y los fosfolípidos en ratas alimentadas con una dieta alta en grasas y colesterol.

Además, un estudio de 2014 publicado en la revista Clinical and Experimental Pharmacology and Physiology encontró que la naringenina ayuda a aliviar la inflamación del hígado.

El limón también es alcalinizante para el cuerpo, ya que ayuda a eliminar los ácidos dañinos.

Cómo consumirlo:

  • Exprima el jugo de ½ limón en un vaso de agua.
  • Tomalo 2 o 3 veces al día durante varias semanas, especialmente a primera hora de la mañana.

2. Jugo de melón y menta jugo-de-melón-y-menta

Ingredientes:

  • 3 tazas de melón picado
  • 7 hojas de menta.

Preparación:

  • Agrega a la licuadora los ingredientes
  • Mezclar por varios minutos

Forma de consumir:

Toma este jugo 1 o 2 veces al dia.

2. Jugo de remolacha y zanahoria

jugo de remolacha y zanahoria para el hígado graso

Las hortalizas presentes en este jugo para limpiar el hígado graso, tienen propiedades depurativas que facilitan la eliminación de grasas y mejoran el funcionamiento del hígado.

Ingredientes:

  • 1 Remolacha.
  • 2 Zanahorias.
  • 1 Taza de agua
  • 1 limón

Preparación:

  • Limpiar bien la remolacha y las zanahorias.
  • Agrega la remolacha, las zanahoria y el agua a la licuadora hasta obtener un jugo homogéneo.
  • Luego procede a colar.
  • Finalmente agrega el jugo del limón

Otra manera más fácil y práctica de preparar este jugo es utilizando un extractor de jugos.

Forma de consumir:

Puede tomarlo todas las mañanas en ayunas.

Recuerda tomar mucha agua en el transcurso del día para ayudar a tu cuerpo a eliminar las toxinas.

Alimentos que debes evitar consumir

comida-rapida
1.Alcohol

El alcohol es una causa importante de la enfermedad del hígado graso, así como otras enfermedades del hígado.

2. Azúcar añadida

Evite los alimentos azucarados, como los dulces, las galletas, los refrescos y los jugos de frutas. Un nivel alto de azúcar en la sangre aumenta la cantidad de grasa acumulada en el hígado.

3. Comida frita

Estos son altos en grasa y calorías.

4. Sal

Comer demasiada sal puede hacer que su cuerpo retenga exceso de líquidos. Limita el consumo de sodio a menos de 1,500 miligramos por día.

5. Pan blanco, arroz y pasta.

El blanco generalmente significa que la harina está altamente procesada, lo que puede elevar el azúcar en la sangre más que los granos integrales debido a la falta de fibra.

6. Carnes rojas

Carnes de ternera y delicatessen son altas en grasas saturadas.

Deja tu comentario

4 Comentarios