hipertensión

Hipertensión (Presión arterial alta): Causas, Síntomas y Tratamientos

La hipertensión es una enfermedad que representa una condición de riesgo letal.

Es por ello que es importante tener un control constante sobre la presión arterial.

A continuación te presentamos más información sobre la hipertensión.

¿Qué es la hipertensión?

La hipertensión es una patología crónica, y esta consiste en el incremento de la presión arterial.

Entre las características de la hipertensión se puede destacar el hecho de que esta no presenta unos síntomas claros.

Por otra parte los síntomas pueden no manifestarse durante mucho tiempo.

Un dato que hay que tomar en cuenta es que actualmente las enfermedades cardiovasculares representan la primera causa de mortalidad en España.

Es por ello que se deben seguir las recomendaciones del médico, pues de esa forma se evitan complicaciones graves.

La hipertensión es una patología tratable, pero ante la falta de tratamiento puede conllevar a un infarto de miocardio.

También pueden producirse complicaciones como una hemorragia o trombosis cerebral.

La hipertensión puede afectar en primer lugar a las arterias, de tal manera que se endurecen al soportar la presión arterial alta de forma continua.

Es así como las arterias se hacen más gruesas y se dificulta el paso de sangre a través de ellas. Esto se conoce con el nombre de arteriosclerosis.

Solamente en España hay más de 14 millones de personas que padecen hipertensión.

¿Cuáles son los síntomas de la hipertensión?

SÍNTOMAS-DE-LA-HIPERTENSIÓN

Como se ha mencionado la hipertensión es una enfermedad de la que podría no percibirse los síntomas.

Esto se debe en primer lugar a que los síntomas suelen confundirse con otras afecciones, y en segundo lugar a que llegan a ser pasajeros.

Sin embargo, a continuación se presentan los síntomas de la hipertensión, de manera que se pueda tener más atención ante ellos:

  • Náuseas
  • Dolor de cabeza
  • Dolor en la nuca
  • Somnolencia
  • Zumbido en los oídos
  • Pequeños puntos de sangre en los ojos
  • Visión doble
  • Dificultad para respirar
  • Palpitaciones cardíacas

Los síntomas de la hipertensión se presentan mayormente cuando la presión es muy alta.

En el caso de que se perciban, lo mejor es que se asiste de forma inmediata a una consulta médica, y se tome el medicamento recetado.

Puede decirse que, debido a lo difícil que puede ser detectar sus síntomas, la hipertensión es una enfermedad silenciosa.

Sin embargo, puede llevar la salud a estado de gravedad. Es así cómo puede provocar insuficiencia cardíaca, un ACV o pérdida de la visión.

Se recomienda que al menos una vez al año las personas verifiquen su presión arterial.

¿Cómo evoluciona la hipertensión?

En cuanto a la evolución de la hipertensión, esta dependerá de si se adopta o no un tratamiento a tiempo.

Generalmente la hipertensión se puede curar con un tratamiento temprano. Así como también podría evolucionar silenciosamente durante años.

Ahora bien, la hipertensión incrementa  la probabilidad de desarrollar una patología secundaria.

De tal manera que si no se recibe un tratamiento a tiempo, podría evolucionar hasta originar severos daños.

Es así cómo podría ocasionar daños en el corazón, en los vasos sanguíneos, en el cerebro, ojos y riñones.

Por otra parte, si se modifica el estilo de vida, y se establece un tratamiento adecuado, se pueden reducir los riesgo de la evolución de la hipertensión.

Para que el tratamiento que se haya establecido funcione en la persona y así se eviten complicaciones, debe combinarse con cambios de hábitos.

Debe tomarse la medicación con regularidad y continuidad, aprender sobre el manejo de la hipertensión arterial y las opciones terapéuticas.

Es importante tomar en cuenta que a causa de la evolución de la hipertensión muchos afectados mueren.

La gran parte muere a causa de una cardiopatía coronaria, y un tercio a causa de trastornos circulatorios en el cerebro.

El 15% de los que padecen de hipertensión mueren debido a una insuficiencia renal.

En resumen, la evolución de la hipertensión ocurre cuando no se sigue un tratamiento adecuado.

Y puede llegar a causar complicaciones en el corazón, los vasos sanguíneos, la irrigación cerebral y los riñones.

También se asocia la diabetes mellitus a la hipertensión arterial.

Diagnóstico

En cuanto al diagnóstico de la hipertensión para ello es necesario que se tomen los valores de la presión arterial.

La presión arterial se mide en milímetros de mercurio. Esta consta de dos números.

Uno mayor que mide la presión de las arterias con los latidos del corazón, la cual se le llama presión sistólica.

Uno menor que mide la presión de las arterias entre los latidos del corazón, y se le llama presión diastólica.

Categorías de presión arterial

La medición de la presión arterial se da en cuatro categorías generales, esta son:

etapas-de-la-presión-arterial

Generalidades para el diagnóstico de hipertensión

Antes de diagnosticar presión arterial alta, el médico posiblemente mida dos o tres veces la presión arterial.

Esto se hace porque la presión arterial puede variar en el transcurso del dia.

También es probable que el doctor recomiende registrar la presión arterial en casa y durante el trabajo, para mejor información para el diagnóstico.

Es posible que el doctor sugiera una prueba de vigilancia de la presión de 24 horas, conocido como monitoreo ambulatorio de la presión arterial.

La revisión del expediente médico y un examen físico son también otras formas de asegurar un diagnóstico.

Otra de las recomendaciones son exámenes de rutina, estos pueden ser:

  • Pruebas de orina
  • Pruebas de sangre
  • Pruebas para medir el colesterol
  • Electrocardiograma

De esta forma se verificará si existen más señales de problemas cardíacos.

¿Cómo se trata la hipertensión?

Existen diversos tipos de tratamientos para poder controlar la hipertensión y sus síntomas.

Puedes ver en este articulo: 2 Remedios caseros para la hipertensión.

A continuación presentaremos algunos de los tratamientos más frecuentes:

Medicamentos

Los medicamentos son la forma más efectiva de controlar la hipertensión. Existen a su vez diversos tipos de medicamentos que suelen recetarse.

Es importante que ante problemas de hipertensión acudas al médico para que sea un especialista quien te medique.

A continuación los medicamentos que se incluyen en un tratamiento médico para la hipertensión:

Diuréticos tiazidas

La razón por la que se incluyen los diuréticos en el tratamiento, es porque estos ayuda a los riñones a expulsar el sodio.

También le ayudan a eliminar el agua, y como consecuencia esto reduce el volumen de la sangre.

Lo diurético como efecto secundario causan un aumento en la necesidad de orinar.

Betabloqueadores

La ventaja de este tipo de medicamento es que logran reducir el trabajo del corazón y abren los vasos sanguíneos.

Esto origina que el corazón lata más despacio y con menos fuerza.

Recetados por sí solos no funcionan tan bien para las personas de raza negra y las mayores.

Pero pueden ser eficaces cuando se combinan con otros medicamentos para la presión.

Bloqueadores del receptor de la angiotensina II

Con estos medicamentos se relajan los vasos sanguíneos bloqueando la acción, y no la formación de una sustancia química natural que los estrecha.

Bloqueadores de los canales de calcio

Este tipo de medicina permite que se relajen los músculos de los vasos sanguíneos.

Incluso, algunos de estos medicamentos pueden disminuir la frecuencia cardíaca.

Inhibidores de la renina

Este medicamento hace más lenta la producción de renina.

La renina se produce por los riñones, y es una enzima que comienza una cadena de procesos químicos que aumentan la presión arterial.

¿Por qué se produce la hipertensión?

Fundamentalmente la hipertensión es una alteración de la presión arterial, y estas alteraciones se producen en intentos de adaptación.

Es decir, las alteraciones de la presión arterial responden a factores externos.

Sin embargo, también existen factores de riesgos que hay que tomar en cuenta y que se presentarán en el siguiente apartado.

Causas y factores de riesgo

En cuanto a las causas de la presión arterial no se conocen con exactitud, sin embargo existen factores de riesgo que pueden propiciarla.

A continuación se presenta una lista de los factores de riesgo, algunos pueden controlarse, evitarse y modificarse:

  • Fumar
  • Demasiado consumo de alcohol (más de 1 a 2 bebidas por día)
  • Tener sobrepeso u obesidad
  • Falta de actividad física
  • Demasiada sal en la dieta
  • Enfermedad del riñón
  • Edad avanzada
  • Genética
  • Enfermedad renal crónica
  • Estrés
  • Diabetes
  • Trastornos de la glándula suprarrenal
  • Apnea del sueño
  • Antecedentes familiares con hipertensión arterial

Conclusión

La hipertensión es una enfermedad que puede afectar a mayores de edad sin embargo, a adultos de mediana edad e incluso jóvenes también.

Es por eso que lo mejor es mantener un chequeo médico.

Sabiendo que sus síntomas podrían no percibirse hasta cuando ya es tarde, lo mejor es acudir al médico tan pronto se manifiesten.

Deja tu comentario