gripe

Gripe: Síntomas, Diagnóstico, Tratamiento, Causas y Factores de Riesgo

La gripe puede ser una enfermedad pasajera, un virus de paso, sin embargo, también podría ocasionar una serie de complicaciones letales.

Es por ello que lo mejor es mantenerlos alertas ante la presencia de sus síntomas.

A continuación te contaremos más.

Puedes ver nuestro articulo de: Remedios caseros para la gripe

¿Qué es la gripe?

En primer lugar debemos decir que la gripe es una enfermedad infecciosa en el aparato respiratorio.

Esta enfermedad es causada por el virus de la influenza, el cual tiene una capacidad de contagio muy grande.

Es así como puede pasar de una persona a otra con total facilidad, mediante gotas de saliva que se expulsar de distintas formas.

Pueden expulsarse al toser, estornudar o hablar. Además también puede contagiar a través de objetos o de las manos contaminadas.

De manera que la gripe es una enfermedad infecciosa de fácil contagio, ante la cual hay que estar prevenidos.

En todo el mundo se producen cada año epidemias de enfermedades respiratorias, mayormente causada por la gripe.

Especialmente en España ocurre al final del otoño o al comienzo del invierno.

Por otra parte, en el hemisferio norte la gripe suele producirse entre noviembre y abril, siendo más agresiva entre diciembre y marzo.

En el hemisferio sur aparece entre mayo y octubre mayormente.

De forma general, se puede decir que una gripe es distinta a un resfriado ya que los resfriados pocas veces producen fiebre o dolores de cabeza.

En cambio la gripe sí, por otra parte la gripe no produce malestar estomacal.

Lo que erradamente se conoce como “gripe estomacal”, en realidad es gastroenteritis.

Es muy común que las personas se recuperen de la gripe sin tratamiento médico.

Recomendaciones generales sobre la gripe

Se recomienda que las personas que presentan síntomas de gripes, por muy leves que sean, eviten el contacto con otras personas.

De hecho, lo mejor es guardar reposo en casa y salir exclusivamente para las consultas médicas.

Existen medicamentos que le permiten al cuerpo combatir la infección de la gripe y aliviar los síntomas.

En cuanto a la prevención, lo mejor es aplicarse una vacuna anual para evitar el contagio de gripe y mantener una buena higiene.

¿Cuáles son los síntomas de la gripe?

La gripe se manifiesta a través de una serie de síntomas muy diferentes.

Es así como se pueden presentar síntomas leves o escasos, también puede dar pie a desarrollar enfermedades suaves.

Pero de la misma forma podría originar síntomas mortales que llevarían a la persona a peligros y desmejoras de la calidad de vida.

Síntomas iniciales de la gripe

En primer lugar la gripe comienza con entre uno y tres días después de la infección.

En ese tiempo los virus que causan la gripe se van multiplicando en las células de la membrana mucosa de la nariz y garganta.

Es cierto que los síntomas de la gripe se parecen a los del resfriado, pero se diferencian en que el virus de la gripe se desarrolla de forma más repentina.

Entre los síntomas podemos mencionar:

  • Fiebre
  • Rinitis o mucosidad en la nariz.
  • Faringitis, qué es una inflamación en la garganta.

Síntomas generales de la gripe

Después que se ha desarrollado la gripe en las vías respiratorias, ocurren otros síntomas.

Es así como se presenta una tos ronca que suele causar molestias constantemente, se manifiesta una ronquera junto al dolor de garganta.

Por otra parte, la gripe puede originar síntomas como el dolor detrás del esternón.

Otros de los síntomas frecuentes de la gripe, ante los que debemos estar alertas pues son signos de una evolución de la gripe, son:

  • Sudor excesivo
  • Escalofríos
  • Dolor muscular
  • Cefalea fuerte
  • Náuseas
  • Dolor de las extremidades
  • Pérdida de apetito

Por otra parte, todos estos síntomas causan debilidad en las personas, lo que les hace propensos a desarrollar una infección bacteriana de la gripe.

Es así como aumentan los síntomas, pudiendo presentarse la inflamación del sistema nervioso y una serie de inflamaciones de pulmón.

¿Cómo evoluciona la gripe?

La gripe puede tener distintas evoluciones. En ocasiones puede pasar levemente y sin generar complicaciones.

De igual forma hay otros casos en los que la evolución de la gripe puede ser difícil y originar un desenlace fatal.

Sin embargo, la tasa de desenlaces mortales a causa de la gripe es reducida, pero esto no debe llevarnos a pensar que es del todo inofensiva.

En los bebés, ancianos y personas con enfermedades crónicas, en especial con enfermedad pulmonar o inmunodeficiencia, el riesgo es mayor.

La evolución típica de la gripe

Cuando se trata de la típica evolución de la gripe, ocurren las primeras molestias después de los cinco días de la infección con el virus de la gripe.

El primer síntoma suele ser una fiebre repentina y alta. La fiebre desaparece por al menos seis días para reaparecer.

A medida que evoluciona se presenta tos y secreción nasal, se apodera del cuerpo un malestar general que genera cansancio y debilidad.

Tal sensación puede extender por una o dos semanas.

Ahora bien, el daño que origina la gripe a la mucosa puede ocasionar infecciones bacterianas secundarias, lo que se conoce como sobreinfección.

Si se descuida esta fase de su evolución, se producirán más complicaciones e incluso la muerte.

Pero con un tratamiento adecuado y a tiempo se pueden evitar las complicaciones, logrando que la gripe no se extienda a más de dos semanas.

Evolución más complicada de la gripe

Si la gripe se extiende por más de dos semanas, entonces surgen complicaciones, sobre todo después de más infecciones bacterianas.

Las bacterias que por lo general son responsables de las infecciones secundarias, así como de la misma gripe son:

  • Haemophilus influenzae
  • Estafilococos
  • Estreptococos
  • Neumococos

Después de las infecciones secundarias, la evolución de la gripe se manifiesta con neumonía, otitis media e inflamación del músculo cardíaco.

La neumonía a causa de la influenza puede ser un síntoma de la evolución de la gripe y se puede presentar con abscesos pulmonares.

Otras de las complicaciones producto de la evolución de la gripe, son:

  • Arritmias cardíacas
  • Insuficiencia cardíaca
  • Edema pulmonar
  • Shock circulatorio
  • Inflamación del cerebro

El impacto que puede de tener la gripe y las infecciones bacterianas secundarias, depende sustancialmente de la salud de quien la padece.

De la misma forma hay que tener en cuenta que la evolución grave de la gripe depende de una serie de condiciones, como:

  • Edad: bebés y ancianos, son más propensos a una evolución grave.
  • Embarazo
  • Sistema inmunológico debilitado
  • Enfermedades respiratorias crónicas

En caso de presentar alguna de estas condiciones, es mejor llevar un tratamiento adecuado de la gripe.

Diagnóstico

gripe_diagnostico

La gripe es una enfermedad que puede ser diagnosticada de diversas maneras, a continuación te explicaremos más:

Diagnóstico basado en síntomas y exploración física

Esta es la primera forma de proceder hacia un diagnóstico de la gripe.

A lo que apunta en primer lugar el diagnóstico es a diferenciar los síntomas de la gripe y del resfriado común.

Es así como si el médico detecta que hay síntomas ocurriendo simultáneamente y con intensidad, entonces no es un resfriado.

La gripe por lo general se identifica si tiene un inicio agudo, si se presenta fiebre, tos y dolor casi de forma simultánea.

Si los virus de la gripe están extendiéndose en la región, entonces indudablemente se trata de la gripe.

Diagnóstico de laboratorio

El médico podrá recurrir a las pruebas de laboratorio si existen complicaciones, signos de gravedad.

Estos exámenes permitirán recomendar un tratamiento más ideal.

Muestra de sangre y radiografía de tórax

Si la presencia de la gripe se extiende por más de dos semanas o si hay alguna enfermedad pulmonar, se necesita recurrir a otros métodos.

Si por ejemplo, se sospecha de una neumonía, es necesario realizar una radiografía de tórax y una muestra de sangre.

Sin embargo, estos son casos especiales, no muy frecuentes. Así se podrá determinar si hay o no alguna enfermedad diferente en las vías respiratorias.

También se puede realizar una tomografía computarizada, una prueba de función pulmonar o una broncoscopia.

¿Cómo se trata la gripe?

En primer lugar hay que saber que el tratamiento de la gripe es sintomático, esto quiere decir que se aplica para aliviar los síntomas.

Puedes ver nuestro artículo de: remedios caseros para la gripe

Lo síntomas se pueden aliviar mediante analgésicos. En el caso de los niños no es recomendable que se les administre aspirinas.

Para tratar la gripe la primer recomendación es tomar suficientes líquidos.

Las medidas de higiene son también esenciales para tratar la gripe y evitar el contagio.

Así que si presentas síntomas de gripe, lo mejor es que te laves las manos constantemente y te tapes la boca para estornudar o toser.

Otra recomendación es no salir de casa, para evitar contagiar a otras personas o que se incremente el malestar a causa de los síntomas.

Las personas con factores de riesgo que los lleva a sufrir complicaciones, deberán disponer de tratamientos antivirales.

Los antibióticos también se indican como tratamientos para la gripe, sin embargo solo cuando hay complicaciones por infecciones bacterianas y bajo supervisión médica.

¿Por qué se produce la gripe? 

Se produce debido a alguno de los diversos tipos de virus que pueden propagarse de forma rápida de una persona a otra a través de las partículas en el aire.

Es así como se inhalan, se desplazan por la tráquea hacia las vías respiratorias.

Causas y factores de riesgo

Está bien claro que las causas de la gripe se reducen a los virus y la transmisión del virus.

Sin embargo, existen factores de riesgo que hay que considerar.

A continuación de enumeran:

  • La edad: Los niños pequeños y adultos mayores, tienen más riesgo.
  • Condiciones de vida: Si se vive en casas de reposo, barracas militares y lugares con muchas personas, el riesgo es mayor.
  • Sistema inmunitario debilitado: Tratamientos oncológicos, corticoesteroides y VIH/SIDA.
  • Enfermedades crónicas: Tales como asma, diabetes y problemas cardíacos, pueden aumentar el riesgo de desarrollar complicaciones por la influenza.
  • Embarazo: Mayormente durante el segundo y tercer trimestre, y durante las dos semanas posteriores al parto.
  • Obesidad: Las personas con un IMC de 40 o más tienen mayor riesgo de complicaciones por la gripe

Conclusión

Ante la presencia de los síntomas de gripe, se recomienda que se guarde reposo, se eviten formas de contagios a otras personas y se visite al médico.

Lo mejor ante todo tipo de enfermedad es contar con un diagnóstico a tiempo y un tratamiento adecuado.

Por ello te alentamos a mantenerte alerta.

 

Deja tu comentario