enfermedad-de-Crohn

Enfermedad de Crohn: Síntomas, Causas, Pruebas

La enfermedad de Crohn causa daños significativos en el intestino, entre ellos inflamación, fístula, fisura y abscesos.

Se puede prevenir esta enfermedad, y si se padece se pueden aliviar los síntomas y evitar su evolución, mediante una serie de cuidados en la alimentación y estilo de vida.

En este artículo te mostraremos cómo puedes prevenir la enfermedad de Crohn, reduciendo los factores de riesgo, sigue leyendo y encontrarás información útil para la salud del tubo digestivo.

¿Qué es la enfermedad de Crohn?

Se conoce como enfermedad de Crohn a un problema intestinal inflamatorio.

Esta enfermedad provoca inflamación del tubo digestivo, lo que puede ocasionar una serie de síntomas y signos notables.

Entre ellos están dolor abdominal, diarrea intensa, fatiga, adelgazamiento y desnutrición.

Es importante tener en cuenta que la inflamación que provoca la enfermedad de Crohn, puede afectar distintas regiones del tubo digestivo.

Por otra parte, la inflamación se propaga hacia lo profundo de las capas del tejido intestinal que ha sido afectado.

Debido a sus características, la enfermedad de Crohn llega a ser dolorosa y debilitante.

En muchas ocasiones, puede provocar complicaciones que pueden poner en riesgo la vida.

En la actualidad no hay una cura para la enfermedad de Crohn, sin embargo, existen terapias que pueden reducir los síntomas.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad de Crohn?

La enfermedad de Crohn afecta en algunas personas solo un último segmento del intestino delgado, que se conoce como íleon.

En otras personas esta enfermedad se limita al colon, que es la parte del intestino grueso).

Por lo general la última porción del intestino delgado y el colon son las últimas zonas afectadas por la enfermedad de Crohn.

Además, en cuanto a los síntomas, estos pueden ir de leves a graves.

Los síntomas de la enfermedad de Crohn se manifiestan de forma gradual.

Pero en ocasiones también se manifiestan súbitamente, sin presentar señales previas.

La remisión es otra de las características de sus síntomas, es decir, pueden presentarse períodos sin que se manifiesten.

Los síntomas más comunes, cuando se presenta la enfermedad de Crohn, son:

  • Diarrea
  • Sangre en las heces
  • Llagas en la boc
  • Fiebre
  • Fatiga
  • Dolor y cólicos abdominales
  • Poco apetito y adelgazamiento
  • Dolor o drenaje cerca del ano debido a una fístula

Además de los síntomas presentados, también es posible que se manifiesten los siguientes:

  • Inflamación de los ojos, la piel y las articulaciones
  • Inflamación del hígado o las vías biliares
  • En los niños se puede presentar un retraso en el crecimiento o en el desarrollo sexual

Ante la presencia de uno de estos signos es importante que se consulte al médico.

¿Cómo evoluciona la enfermedad de Crohn?

En cuanto a la enfermedad de Crohn su evolución puede ser positiva, pero si no se trata o el tratamiento es tardío, se generan complicaciones.

A continuación se presentarán las complicaciones que surgen de la evolución negativa de la enfermedad de Crohn.

Obstrucción intestinal

Esto ocurre porque la enfermedad llega a afectar el espesor de la pared intestinal.

Con el paso del tiempo, a medida que la enfermedad de Crohn evoluciona, algunas paredes del intestino pueden estrecharse y cicatrizar.

Es así como se obstruye el paso del contenido digestivo. En este punto se hace necesaria la extirpación mediante cirugía.

Úlceras

Si la enfermedad de Crohn evoluciona hasta causar una inflamación crónica, provoca llagas abiertas en cualquier parte del tubo digestivo.

Es probable que las úlceras o llagas se presenten también en la boca, así como en la zona genital y el ano.

Fístulas

Si las úlceras se extienden por toda la pared intestinal puede generar una fístula.

Esto quiere decir que se crea una conexión anormal entre diferentes partes del cuerpo.

Ahora bien, es posible que aparezcan fístulas entre el intestino y la piel o entre el intestino y otro órgano.

Pero las más frecuentes  se presentan cerca o alrededor de la zona anal.

Cuando la enfermedad de Crohn evoluciona de tal forma que las fístulas se manifiestan en el abdomen, los alimentos no pasan  por partes del intestino necesarias para su absorción.

Es posible también que las fístulas formen abscesos y que pongan en riesgo la vida si no son tratadas a tiempo.

Fisura anal

La fisura anal es un desgarro pequeño que ocurre en el tejido que recubre el ano o la piel que lo rodea, y en esas zonas  puede originarse infecciones.

Tal fisura se relaciona con movimientos intestinales dolorosos y puede dar lugar a una fístula perianal.

Desnutrición

Debido a la diarrea crónica, una vez que ha evolucionado la enfermedad de Crohn, al dolor abdominal y los cólicos se dificulta la alimentación.

También puede pasar que se afecta la capacidad del intestino de absorber suficientes nutrientes para mantenerte nutrido.

Cáncer de colon

Cuando ha evolucionado de tal forma que afecta el colon, se incrementa el riesgo de presentar cáncer en el colon.

Otros problemas de salud debido a la evolución

En su evolución la enfermedad de Crohn provoca problemas en otras zonas del cuerpo.

Entre esos problemas se pueden dar trastornos de la piel, enfermedades hepáticas, enfermedades de la vesícula, osteoporosis y anemia.

Riesgos de los medicamentos

Entre los medicamentos que son necesarios para el tratamiento de la enfermedad de Crohn, hay algunos que bloquean al sistema inmunitario.

De esta forma la enfermedad de Crohn puede relacionarse con ciertos tipos de cáncer.

Diagnóstico

La enfermedad de Crohn puede diagnosticarse con tan solo descartar otras causas de los síntomas que se presenten.

Además, no hay una exclusiva prueba para diagnosticar esta enfermedad, sino que se hace necesario aplicar diversos tipos de prueba.

A continuación se presentan diversos tipos de pruebas que ayudan a confirmar el diagnóstico de la enfermedad de Crohn:

Análisis de sangre

Son diversos tipos de análisis de sangre los que se pueden presentar, a continuación describimos algunos:

Análisis para la detección de anemia o infecciones

Por medio de este tipo de análisis se detecta si hay anemia, o se buscan signos de infección.

Análisis de sangre oculta en heces

Se toma una muestra de heces y así el médico puede analizarla en busca de sangre oculta entre ellas.

También existen otros tipos de pruebas que se indicarán a continuación:

Colonoscopia

Es una prueba que le permite al médico ver todo el colon e incluso el extremo del íleon terminal.

Esto es posible por medio de un tubo delgado, flexible e iluminado con una cámara incorporada.

En este procedimiento se toman pequeñas muestras de tejido (biopsias) para su análisis en el laboratorio, sin embargo, esto es opcional.

Tomografía computarizada (TC)

Este procedimiento permite realizar una exploración por tomografía computarizada.

Consiste en una técnica especial de rayos X, la cual es especial para proporcionar más detalles que una radiografía estándar.

Mediante esta prueba se puede observar e intestino y los tejidos que están fuera.

Imágenes por resonancia magnética (RM)

Este tipo de prueba se aplica con un equipo de resonancia magnética que usa un campo magnético y ondas de radio para crear imágenes detalladas.

Así se observan detalladamente tanto a los órganos y los tejidos.

Cuando hay una fisura en la zona anal o en el intestino delgado, la resonancia magnética es útil.

Cápsula endoscópica

Por medio de la cápsula endoscópica la persona se traga una cápsula con cámara, es así como se obtienen imágenes del intestino delgado.

Tales imágenes son transmitidas a un grabador, que luego se descarga en una computadora.

La cámara es expulsada a través de las heces sin que se produzcan complicaciones.

Enteroscopia asistida por balón

Para esta prueba también se usa un endoscopio, solo que se hace con un sobretubo.

Esta prueba es complementaria para cuando el endoscopio estándar no llega más profundamente en el intestino delgado.

¿Cómo se trata la enfermedad de Crohn?

La enfermedad de Crohn puede ser tratada de distintas formas, entre ellos los tratamientos más comunes son:

Tratamientos a base de medicamentos

Los medicamentos persiguen diversos propósitos pero todos unidos al objetivo de aliviar los síntomas de la enfermedad de Crohn.

Es importante que no se recurra a la automedicación, que se siga el tratamiento que el médico indica.

A continuación los tratamientos a base de medicamento más comunes:

Medicamentos antiinflamatorios

Los antiinflamatorios son la primera medida para tratar la inflamación intestinal, entre este tipo de medicamento están los corticoesteroides.

Los corticosteroides ayudan a reducir la inflamación en el cuerpo,sin embargo, no funcionan para todas las personas.

Estos se pueden usar para mejorar los síntomas a corto plazo y para inducir la remisión.

Por otra parte, también están los 5-aminosalicilatos por vía oral.

Aunque actualmente se considera que ofrecen beneficios limitados.

Inhibidores del sistema inmunitario

Son medicamentos que pueden reducir la inflamación, pero que atacan el sistema inmunitario.

De esa forma reduce la producción de sustancias que provocan a inflamación.

Entre estos medicamentos está la azatioprina, que son los más utilizados para el tratamiento de la enfermedad intestinal inflamatoria.

También está el infliximab, que funcionan neutralizando una proteína del sistema inmunitario conocida como factor de necrosis tumoral.

El Metotrexato también se recomienda cuando no se  responde bien a otros medicamentos.

El Ustekinumab es un medicamento que se usa para tratar la psoriasis, y que también  es útil para el tratamiento de la enfermedad de Crohn.

Antibióticos

Además de los tipos de medicamentos ya mencionados, los antibióticos también pueden reducir la supuración.

En ocasiones logran curar las fístulas y los abscesos, que son síntomas de la enfermedad de Crohn cuando ha evolucionado.

Los antibióticos ayudan a reducir las bacterias intestinales perjudiciales que hacen que el sistema inmunitario intestinal provoque inflamación.

Antidiarreicos

Para aliviar la diarrea leve o moderada, puede servir un suplemento de fibra, como el polvo de plantago  o la metilcelulosa.

Este suplemento ayuda a aumentar el volumen de las heces.

Si la diarrea es más intensa puede ayudar la loperamida.

Analgésicos

Son útiles para el dolor leve, entre ellos se recomienda el paracetamol.

Lo mejor es que sea el médico quien indique qué analgésico se debe tomar, pues en el caso del ibuprofeno o el naproxeno sódico, podrían empeorar los síntomas.

Suplementos de hierro

Son ideales si ocurre sangrado intestinal crónico.

Esto puede ser causado por anemia debido a la deficiencia del hierro, por lo que los suplementos de hierro serán ideales.

Tratamiento a base de terapia nutricional

De acuerdo a la evolución de la enfermedad de Crohn es posible que se recomiende una dieta especial.

Esta dieta será administrada por medio de una sonda de alimentación, un proceso que se conoce como nutrición entérica.

También puede suministrarse la dieta inyectando nutrientes en una vena, en este caso es una nutrición parenteral.

Es así como se puede mejorar la nutrición general, y los intestinos descansan para reducir la inflamación a corto plazo.

La terapia de nutrición puede implementarse a corto plazo, así como también pueden combinarse medicamentos con al dieta.

Otra recomendación será una dieta con bajo contenido de fibra o residuos, de esa forma se puede lograr la disminución del bloqueo intestinal.

Tratamientos por  cirugía

La cirugía se aplica cuando el resto de los tratamientos no causan ningún alivio.

Consiste en la extracción de la porción dañada del tubo digestivo, para luego reconectar las secciones sanas.

Por otra parte, la cirugía también puede implementarse para drenar abscesos o cerrar fístulas.

Estos son los distintos tipos de tratamientos, cuya aplicación dependerá de la evolución de la enfermedad de Crohn.

¿Por qué se produce la enfermedad de Crohn?

Se desconoce la causa exacta de esta enfermedad.

Sin embargo, la enfermedad de Crohn aparece cuando el sistema inmunitario del propio cuerpo ataca por error el tejido corporal sano.

Lo que sucede es que una vez que algunas partes del tubo digestivo se hinchan o inflaman, las paredes intestinales resultan engrosadas.

Causas y factores de riesgo de la enfermedad de Crohn

Existen diversas causas y factores que estimulan la manifestación de la enfermedad de Crohn.

A continuación se presentan algunas:

El sistema inmunitario

Si virus o bacterias se presentan y el sistema inmunitario intenta combatir contra ellas, una respuesta inmunitaria anormal puede ser la causa.

Factor hereditario

las personas que tienen familiares con esta enfermedad, son más propensas a sufrirla.

Edad

Aunque puede aparecer en cualquier edad, durante la juventud, antes de los 30 años de edad, se corre más riesgo de sufrir la enfermedad de Crohn.

Origen étnico

Las personas de raza blanca y con ascendencia judía de Europa oriental corren el mayor riesgo de padecerla.

Sin embargo, no es un factor excluyente.

Tabaquismo

Este factor de riesgo es modificable. fumar provoca no solo riesgo de padecer la enfermedad de Crohn, sino de favorecer su evolución.

Conclusión

La enfermedad de Crohn puede conllevar a una serie de complicaciones que ponen en severo riesgo la salud y calidad de vida.

Por lo tanto, se recomienda disminuir los riesgos a padecerla. Si bien algunos factores no pueden modificarse, otros sí.

Recomendamos la reducción de productos lácteos, que consumas alimentos con bajo contenido en grasa y evites el tabaquismo.

Deja tu comentario