diabetes-sintomas

Diabetes: síntomas, causas, su evolución y cómo tratarla

La diabetes es una enfermedad que aqueja a muchas personas actualmente, sin embargo, existen diversos tratamientos eficaces.

Si se detecta y diagnóstica a tiempo se puede evitar su evolución e incluso mantener la calidad de vida de quien la padece.

Es por eso que a continuación te presentamos la información que te ayudará a conocer mejor esta enfermedad y prevenirla o controlarla:

¿Qué es la diabetes?

La diabetes se  origina debido a que el páncreas no sintetiza la cantidad de insulina que el cuerpo humano necesita.

Es una enfermedad crónica, que afecta al ser humano gravemente según evoluciona.

La cantidad de insulina que el páncreas produce resulta no ser suficiente, o sencillamente el organismo no la usa eficazmente.

Para tener una mejor idea, hay que saber que la insulina, producida por el páncreas, es una hormona.

La principal función de la insulina es el mantenimiento de los valores adecuados de glucosa en la sangre.

Esta hormona permite que la glucosa entre en el organismo para ser transportada al interior de las células.

Ya en el interior de lasa células pasa a ser energía con la que los músculos y tejidos funcionan.

Otra de sus funciones es la de ayudar a que las células almacenen la glucosa hasta que su utilización sea necesaria.

De manera que una persona con diabetes es aquella en la que se presenta  un exceso de glucosa en sangre, ya que no se distribuye de la forma adecuada.

La gravedad de esta condición se da cuando no se trata adecuadamente porque los tejidos terminan dañados y se producen complicaciones.

Detectar esta enfermedad a tiempo es de vital importancia, por eso debemos conocer sus síntomas:

¿Cuáles son los síntomas de la diabetes?

A continuación te explicaremos los síntomas principales o iniciales que te permitirán identificar la diabetes.

Si presentas alguno de estos síntomas lo ideal es que acudas al médico para un diagnóstico:

Exceso de orina

A este síntoma se le conoce como poliuria, y es de los primeros síntomas de la diabetes.

Sucede porque al presentarse una elevada concentración de glucosa en la sangre, el cuerpo necesita encontrar medios para eliminar el exceso.

Es así como el camino que encuentra de inmediato son los riñones, mediante la orina.

El riñón diluye la azúcar con agua y así la elimina. Así que mientras más haya concentración de azúcar en la sangre, más orinarás.

Sed excesiva

Este síntoma es a causa del anterior. Debido a la necesidad de orinar constantemente, la persona queda más deshidratada.

Así que se produce la sed como defensa frente a la deshidratación.

Si la glicemia no es controlada, debido al desconocimiento de la diabetes, o porque no se aplica el tratamiento adecuado, se cae en un círculo vicioso.

La persona elimina el exceso mediante la orina, se deshidrata y como defensa se manifiesta la sed. Repitiéndose el cuadro una y otra vez.

Cansancio

Es un cansancio fuera de lo normal, crónico, y es un síntoma muy común. Puede ocurrir debido a la deshidratación.

Pero también puede darse debido a la incapacidad de las células para recibir glucosa.

Hemos dicho al inicio que la glucosa se convierte en energía para las células y esto le sirve de combustible al organismo.

Pero si la insulina es deficiente, si no se produce en las cantidades necesarias, o si el organismo no sabe administrarla, entonces se queda sin energía.

En la diabetes tipo 1 la insulina no se produce, y en la tipo 2 es deficiente. Lo que significa que el organismo es incapaz de proveer glucosa a las células. Y como consecuencia el cuerpo no tiene energía, se produce el cansancio.

Pérdida de peso

perdida de peso

Este es otro de los síntomas principales y comunes para los tipos de diabetes.

Sin embargo, en la diabetes tipo 2 no es tan notable. Ocurre porque la insulina también es responsable del almacenamiento de grasa.

Así como del almacenamiento de grasa también lo es de la síntesis de proteínas en el organismo.

En la diabetes tipo 1 hay una absoluta ausencia de insulina, lo que quiere decir que no se da el almacenamiento de grasa y no se producen músculos.

Tampoco hay glucosa que genere energía, así que las células descomponen las proteínas y las reservas de grasa del cuerpo para generar energía.

Entonces, no se almacena grasa, no se generan músculos, y encima el organismo consume las reservas de grasa que tiene.

Todo esto arroja como consecuencia el adelgazamiento.

El la diabetes tipo 2 también se da la pérdida de peso, sin embargo, como se ha dicho no es tan notable.

Esto se debe a que todavía hay insulina circulante aunque en menor proporción. En este tipo de diabetes la evolución es más lenta.

Hambre excesiva

Este síntoma es consecuencia de la falta de producción de energía en el cuerpo.

Ya que no se genera energía, porque no hay glucosa suficiente, el cuerpo envía señales de hambre, pues equivale a estar en ayunas.

Podría ser un tanto contradictorio que una persona con diabetes coma mucho a causa de la falta de energía y el hambre y aún así pierda peso.

Lo que sucede es que la glucosa ingerida no se aprovecha completamente y se pierde en la orina.

Este síntoma es muy frecuente en la etapa inicial, mayormente en la diabetes tipo 1.

Pero cuando ya la diabetes ha avanzado y evolucionado, la persona puede volverse anoréxica y perder todavía más peso.

Visión borrosa

Debito al exceso de glucosa en la sangre se causa una inflamación del cristalino que cambia su forma y flexibilidad.

Es así como se disminuye la capacidad de foco y la visión se hace borrosa.

Cuando la glicemia está elevada ocurre el problema en la visión, pero si se controla la diabetes puede recuperarse la normalidad.

Cicatrización deficiente

Si el exceso de glucosa en la sangre se vuelve crónico se complica el funcionamiento del organismo.

Como consecuencia se disminuye la función de las células que son responsables de la reparación de los tejidos.

También disminuye a proliferación celular y se hace difícil la generación de nuevos vasos sanguíneos.

Infecciones

Debido a las complicaciones del sistema inmunológico, debido a la alteración del funcionamiento de las células de defensa, la persona queda en estado de inmunosuprimido.

Tal estado lo hace presa fácil de infecciones de piel, urinaria, neumonía y candidiasis.

Cetoacidosis diabética

Este síntoma se produce como una  complicación de la diabetes tipo 1, y en ocasiones podría ser el primer síntoma.

Ocurre debido a la ausencia de insulina. Las células queman grasa y músculos, pero la energía generada no es suficiente.

En el proceso se producen grandes cantidades de cetoácidos y esto es lo que produce la cetoacidosis.

Cuando esta complicación se da en el organismo, se presentan náuseas, vómitos, confución mental, postración, dolor abdominal y dificultad respiratoria.

¿Cómo evoluciona la diabetes?

La diabetes evoluciona hasta hacerse crónica. Esta evolución tiene su origen en un problema vascular.

Tales problemas se producen cuando las arterias grandes son obstruidas o cuando las más finas se dañan.

Generalmente al evolucionar daña las arterias de la retina del ojo y del riñón.

A largo plazo puede causar retinopatía, nefropatía, cardiopatía o piel diabético.

Sin embargo, en los últimos años han surgido mejores tratamiento que permiten un eficaz control de la hiperglucemia, disminuyendo el riesgo de su evolución.

Diagnóstico

Para el diagnóstico de la diabetes se recurre a diferentes pruebas o métodos.

Generalmente es necesario repetir dos veces la prueba para poder dar un diagnóstico. Se hacen en un consultorio médico o laboratorio.

A continuación los distintos métodos y pruebas:

A1C

Con esta prueba se mide el nivel promedio de glucosa en la sangre en los últimos dos o tres meses.

El diagnóstico se da cuando: A1C ≥ 6.5%

Glucosa plasmática en ayunas

Esta prueba se hace a primera hora en la mañana, sin que la persona haya desayunado.

examen de glucosa para diabetes

Permite medir el nivel de glucosa en la sangre, se debe abstener de comer y beber otro tipo de bebida que no sea agua 8 horas antes de la prueba.

El diagnóstico se da cuando: Glucosa plasmática en ayunas ≥ 126 mg/dl

Prueba de tolerancia a la glucosa oral

Es una prueba de dos horas que mide el nivel de glucosa en la sangre antes de beber una bebida dulce especial y también 22 horas después de beberla.

Ayuda a entender cómo procesa la glucosa el paciente.

El diagnóstico se da cuando: Glucosa en la sangre a las 2 horas ≥ 200 mg/dl

Prueba aleatoria (o casual) de glucosa plasmática

Este análisis de sangre se hace si se presentan síntomas de diabetes severa. Puede hacerse en cualquier momento del día.

El diagnóstico se da cuando: Glucosa en la sangre ≥ 200 mg/dl

¿Cómo se trata la diabetes?

A continuación te explicaremos cómo tratar la diabetes y qué consideraciones se deben tener:

Lo ideal es determinar cuál es la meta en la que debe mantenerse los niveles de azúcar en la sangre, esto lo determina el médico.

Para tratar la diabetes se debe contar con un plan de alimentación y una rutina de ejercicios regular.

En el caso de la diabetes tipo 1 el tratamiento debe incluir insulina. Para el tipo 2 basta con un buen plan de alimentación y los ejercicios.

Sin embargo, para las personas con diabetes tipo 2 también hay pastillas que ayudan a producir más insulina y aprovechar mejor la que se produce.

Si la diabetes evoluciona se necesitará un tratamiento con insulina y otros medicamentos inyectables que permitirán un mejor control.

Es importante que para un mejor control y tratamiento al menos una vez cada seis meses la persona con diabetes visite al endocrinólogo.

De igual forma es recomendable una visita regularmente al oftalmólogo para un examen de vista con pupila dilatada.

Para tratar y controlar la diabetes eficazmente es importante que las persona que la padecen aprendan a medir sus niveles de azúcar en la sangre.

Para esto, se usa un medidor de glucosa. Si se mide a diario, se puede precisar el funcionamiento del tratamiento basado en el plan de alimentación y ejercicios.

¿Por qué se produce la diabetes?

En el caso de la diabetes tipo 1 se produce porque el páncreas no produce suficiente insulina.

Tal deficiencia impide al organismo absorber glucosa para reabastecer a las células.

En el caso de la diabetes tipo 2 el páncreas produce insulina, pero no funciona adecuadamente.

Esto hace que las células no absorban la glucosa uniformemente.

Causas y factores de riesgo

A continuación te describiremos las causas y los factores de riesgo de la diabetes tipo 1 y tipo 2:

Causas y factores de riesgo de diabetes tipo 1

En primer lugar los genes y fatores ambientales. Cuando el sistema inmunitario ataca y destruye las células betas del páncreas.

También existen virus que pueden desencadenar la diabetes tipo 1

Causas y factores de riesgo de diabetes tipo 2

El sobrepeso, la obesidad y la inactividad física son factores de riesgo, por ejemplo el exceso de grasa en el vientre causa resistencia a la insulina.

La resistencia a la insulina, es por lo tanto otra causa y factor de riesgo.

Esta resistencia es una afección en la que las células grasas, músculo y el hígado no usan la insulina de forma adecuada.

Esta resistencia causa que el cuerpo necesite más insulina para que la glucosa ingrese a las células.

El páncreas podría producir más insulina al comienzo de la diabetes, pero poco a poco deja de producir y aumentan los niveles de glucosa.

Los genes y antecedentes familiares son otras causas y factores de riesgo de la diabetes tipo 2.

Conclusión

La diabetes es una enfermedad que en muchos grupos familiares es común, por fortuna en la actualidad existen tratamiento y formas de control eficaces.

Sin embargo, ahora que conoces los síntomas, señales, causas y factores de riesgo, es importante que acudas al médico para una prueba apenas presentes alguno.

Deja tu comentario