cancer-de-prostata

Cáncer de próstata

Antes de hablar del cáncer de próstata será necesario saber que ésta se ubica debajo de la vejiga y delante del recto.

Su tamaño va aumentando con la edad, es así como en la juventud la próstata tiene un tamaño equivalente a una nuez.

Pero en los hombres con edad más adulta, la próstata es más grande.

Las vesículas seminales están detrás de la próstatas, y esas producen la mayor parte del líquido del semen.

El centro de la próstata es atravesado por la uretra, que es el conducto que transporta el semen y la orina.

Sabiendo ya qué es la próstata y los aspectos generales alrededor de ella, entremos en materia sobre el cáncer de próstata.

¿Qué es el cáncer de próstata?

Se trata de un cáncer producido en la próstata, que es la glándula que genera el líquido seminal que alimenta y es transportado en el esperma.

Es un tipo de cáncer muy común en los hombres, puede decirse que el que con más frecuencia padece el hombre.

Al principio el cáncer de próstata tiene un crecimiento lento, permaneciendo un tanto limitado en la glándula prostática.

Mientras esté limitado a la glándula el daño es menor, sin embargo, apenas comienza a crecer el cáncer, entonces sí representa riesgos.

Es por ello que hay que hacer seguimientos apenas se detecten síntomas, ya que hay tipos de cáncer en la próstata que son agresivos.

Si el cáncer de próstata se detecta en su etapa temprana, puede aplicarse un tratamiento exitoso, es por ello que lo mejor es familiarizarse con los síntomas.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de próstata?

Frecuentemente para la detección del cáncer de próstata es necesario un tipo de análisis, pues en la etapa inicial es posible que no se tengan signos.

Los síntomas del cáncer de próstata comienzan a aparecer en un estadio posterior a la detección.

Sin embargo, se pueden dividir los síntomas por dos etapas:

Síntomas durante la etapa inicial

En esta etapa los síntomas son específico, el cáncer no se ha diseminado, y se presentan:

  • Fujo miccional débil o interrumpido
  • Necesidad de hacer fuerza para vaciar la vejiga
  • Sangre en la orina
  • Micción frecuente
  • Sangre en el líquido seminal
  • Disfunción eréctil
  • Constante necesidad de orinar por la noche
  • Molestias al estar sentado

También se presenta cierto dolor o ardor cuando se va a orinar.

Es necesario recalcar que muchas veces el cáncer de próstata no manifiesta estos síntomas.

También es probable que al presentarse alguno de ellos, el origen no se relacione al cáncer de próstata.

Existen otras afecciones que tienden a manifestar estos síntomas, estas no son cancerosas. Podría tratarse del aumento del tamaño de la próstata.

Síntomas cuando se disemina fuera de la glándula

Cuando el cáncer se ha diseminado, logrando alcanzar zonas fuera de la glándula prostática, se dan otros síntomas.

El conocimiento de estos síntomas debe llevarte de nuevo a consulta con tu médico, a fin de que pueda establecer un diagnóstico:

  • Fátiga
  • Edema o hinchazón en los pies o en las piernas
  • Cambio en los hábitos intestinales
  • Pérdida repentina de peso
  • Dolores en zonas como los muslos, hombros, caderas y espalda.

¿Como evoluciona el cáncer de próstata?

La evolución del cáncer de próstata tiene que ver con los estadios de esa enfermedad, es decir, según se haya diseminado o no, se determina.

Esta evolución también es fundamental para establecer el tratamiento más adecuado.

Para identificar en qué punto de evolución está, esto es, en qué estadio, se establece las etapas en números romanos o letras mayúsculas.

En total son cuatro etapas, y en cada una el cáncer de próstata muestra características de su evolución, a continuación las presentamos:

Etapa I o A

En esta etapa el cáncer no puede sentirse mediante el examen rectal, generalmente se detecta cuando se hace una operación por otras razones.

En esta etapa de su evolución no hay evidencias de que se haya diseminado fuera de la próstata.

Etapa II o B

En esta etapa el tumor logra llegar a abarcar más tejido dentro de la próstata.

Cuando ha evolucionado en esta etapa, puede identificarse mediante un examen rectal, o también con una biopsia.

Todavía su evolución no alcanza zonas fuera de la próstata.

Etapa III o C

Acá ha evolucionado hasta el punto en que el cáncer alcanza los tejidos cercanos fuera de la próstata.

Etapa IV o D

En esta etapa el cáncer alcanza los ganglios linfáticos y llega a otras partes del cuerpo.

Estas son las etapas que describen cómo es la evolución del cáncer de próstata, y que además permiten saber qué tratamiento aplicar.

Diagnóstico

La evolución del cáncer de próstata es lenta, su manifestación además es de síntomas tardíos. Sin embargo, puede ser diagnosticado mediante pruebas.

La forma de diagnóstico, principalmente, es mediante el palpamiento de la zona afectada o un análisis de sangre.

De esa forma se detecta antes que se hagan manifiestos los síntomas.

Por lo general el médico hace exámenes físicos, realiza preguntas que estarán relacionadas a los antecedentes médicos y síntomas.

A continuación los procedimientos para establecer un diagnostico:

Examen rectal digital

Consiste en una prueba en la que el médico inserta un dedo en el recto, usando un guante lubrificado.

Con este examen se detecta si hay una hinchazón o protuberancia en la zona, que podría indicar la presencia de cáncer.

Es una prueba incómoda, pero indolora y rápida.

Examen de orina

Este es un examen que se realiza con una muestra de orina, que le permite determinar si hay sangre o anomalías presentes en la orina.

El examen de orina ayuda a detectar infecciones, hiperplasia de próstata o marcadores tumorales.

Análisis de sangre

Se trata de un análisis de sangre especial, que sirve para determinar el antígeno prostatico específico.

Resulta muy útil para detectar los “canceres silenciosos”, ya que al extraer la sangre se detecta si hay hay presencia de la sustancia PSA.

Biopsia de próstata

La biopsia es un método eficaz para diagnosticar el cáncer de próstata, para ello se toma una muestra de tejido insertando una aguja.

Se extrae una parte del tejido celular de a próstata y se analiza, lo cual conlleva a la confirmación o a descartar la existencia del cáncer.

Ecografía transrectal

Para este tipo de examen o prueba se aplica el uso de ondas sonoras, estas permiten crear una imagen de la próstata que es proyectada en pantalla.

De esa forma el médico puede detectar si hay tumores y establecer su diagnóstico.

Puede resultar incómodo este examen, debido a la colocación de a sonda en el recto, sin embargo no es dolorosa.

El examen se hace durante unos diez o veinte minutos, es un método seguro para la detección de cáncer de próstata pero es costoso.

¿Cómo se trata el cáncer de próstata?

Como se ha dicho, el cáncer de próstata es de lenta evolución, por lo tanto los distintos tratamientos se aplican por largo plazo.

Apenas se detecta una anomalía o síntoma se recomienda que se acuda de inmediato al médico, pues de esa forma se puede tratar con tiempo.

Es recomendable, después de los cincuenta años, que se haga una visita regular al urólogo.

De manera que el tratamiento del cáncer de próstata depende de la evolución que presente.

Existen cuatro tipos de tratamientos efectivos tanto para extraer como para reducir el cáncer de próstata.

Radioterapia

Este se puede combinar con la cirugía, puede aplicarse para limpiar la zona después que se ha hecho la intervención quirúrgica, o para extraer el tejido.

Existen dos formas de tratar el cáncer de próstata con radioterapia:

1. Tratamiento interno

Este consiste en la inserción de un contenedor de material radiactivo cerca del tumor, el cual puede ser temporal o permanente.

Luego que es extraído no queda rastro radioactivo en el cuerpo.

2. Tratamiento externo

En este procedimiento se aplican las radiaciones por medio de máquinas externas.

Es un tratamiento de 5 días a la semana durante seis semanas, orientando las radiaciones al área pélvica.

Cirugía

Este tratamiento consiste en extraer la glándula prostática entera y los tejido de alrededor.

En ocasiones es necesaria la extracción de los ganglios linfáticos del área pélvica.

Se le conoce como prostatectomía radical, y existen dos formas de tratamiento:

Prostatectomíá retropúbica

Para la extracción se realiza una incisión en el abdomen.

Prostatectomia perineal

Se hace una intervención mediante una incisión entre el escroto y el ano.

Terapia hormonal

E objetivo de este tratamiento es reducir los niveles de testosterona en el organismo o bloquear los efectos que produce en la próstata.

La razón de este tratamiento es que la evolución del cáncer de próstata está relacionada con la testosterona.

Control frecuente sobre la zona afectada

Como tratamiento el médico realiza una observación permanente.

En ocasiones un paciente puede vivir con el cáncer sin que este sea causa de su muerte.

¿Por qué se produce el cáncer de próstata?

La causa del cáncer de próstata son los cambios en el ADN debido a una célula normal de la próstata.

De manera que puede ser causado por cambios en el ADN conocidos como mutaciones.

Tales cambios activan a los oncogenes o desactivan a los genes supresores de tumores.

Causas y factores de riesgo

Entre las causas y factores que ponen en riesgo de sufrir cáncer de próstata, están:

Raza

Corren más riesgo de cáncer de próstata los hombres de raza negra.

Los hispanos corren menor riesgo.

Edad

Después de los 50 años el riesgo de padecer cáncer de próstata es mayor.

Origen

Es más frecuente en los hombres de América del Norte y en el norte de Europa.

Actualmente está aumentando el riesgo en los hombres asiáticos.

Antecedentes familiares

Existe el cáncer de próstata familiar, que se origina por una combinación de genes que son compartidos.

El 5% de los casos de cáncer de próstata son heredados, si se tienen antecedentes familiares el riesgo es mayor si tales antecedentes cumplen con una de estas características:

  • Se tienen dos o más parientes cercanos con cáncer de próstata
  • Cáncer de próstata en 3 generaciones del mismo lado de la familia
  • 3 o más parientes en primer grado con cáncer de próstata

Además, existen otros factores de riesgos como los cambios genéticos, a exposición al agente naranja, y la una mala alimentación.

Conclusión

Como se ha podido ver el cáncer de próstata podría ser difícil de detectar si no es por medio de un examen o prueba.

Esto es debido a que muchas veces no se producen síntomas si no hasta que ya ha evolucionado.

Es importante que desde los cincuenta años los hombres mantengan un hábito de consultas con el urólogo, para disminuir las probabilidades de sufrir el cáncer de próstata en una etapa avanzada.

Por otra parte, existen una serie de medidas preventivas que podrían disminuir el riesgo.

Es recomendable mantener una buena alimentación y evitar el tabaquismo.

También es importante mantenerse alejado de sustancias químicas.

Deja tu comentario